Noticia Tíbet hoy

El 10 de Marzo se recuerda el aniversario del levantamiento tibetano

MOMENTO DE REFLEXIÓN NO BÉLICO

Cada 10 de marzo, el pueblo tibetano en sí, el que se encuentra en el exilio y simpatizantes de todas la culturas, recuerdan la masacre que siguió al levantamiento de 1959 y que culminó con la salida de SS el XIV Dalai Lama. Más allá de la exaltación de hazañas bélicas o sacrificios mártires, cada año es una oportunidad para revisar la humanidad de medidas invasoras amparadas en ideologías totalitarias.

Tenzin Gyatso, el 14vo Dalai Lama, salió en 1959, atravesando el Himalaya, seguido por algunos leales y perseguido por tropas y servicios de inteligencia chinos, tras la represión en Lhasa por parte del ejército. Arribó a Dharamsala, India, sede hasta hoy del Gobierno Tibetano en el Exilio, desde ahí, preocupado, pero con actitud serena, exige un nuevo status para el pueblo y la cultura tibetana.

A seis décadas las promesas de desarrollo económico que acompañaron la invasión primero, y la represión después no se han cumplido, fracasaron, también el compromiso de inclusión política. En contraste las aprensiones masivas y arbitrarias, sentencias sin juicio y la anulación de los derechos más básicos, y ante el silencio de la comunidad internacional.

En los últimos años más de 105 tibetanos han optado por una radical forma de protesta: la inmolación. Monjas, hombres, madres de familia, monjes y laicos han decidido ofrendar su vida al prenderse fuego en lugares públicos, con el único objetivo de llamar la atención del mundo y exigir la intervención urgente de la comunidad internacional en la crisis humanitaria que vive el Tíbet. La represión no es únicamente militar, el gobierno chino y sus políticas de represión en el Tíbet han puesto al borde de la extinción a esta milenaria cultura. Amen de la destrucción ecológica por la meta de ser una de las grandes potencias comerciales del mundo.

El presidente de Casa Tibet Marco Antonio Karam resume: “La lucha de los tibetanos dentro y fuera del Tíbet está centrada en cuatro principios básicos: la garantía de los Derechos Humanos para los tibetanos; el respeto a las tradiciones culturales como la religión y la lengua; una mayor autonomía de los tibetanos para gobernar sobre sus propios asuntos, y la protección de la Meseta Tibetana de la explotación indiscriminada de recursos.”

La lucha tibetana, al contrario de las surgidas de otros conflictos es pacífica, por esencia, actualmente trabaja en forma de una una coalición de casi 200 grupos de apoyo al Tíbet en todo el mundo, incluido México. Coalición que sostiene nexos con organizaciones internacionales como Human Rights Watch y Amnistía Internacional, que a su vez denuncian que China está en la lista de los cinco países con mayores violaciones a los derechos humanos en el mundo, y ocupa también un prominente lugar en corrupción y en la prohibición de la participación ciudadana”. Situación oculta por la impresión de que China es el nuevo faro económico mundial.

Este 10 de marzo se sostiene la idea de una solución apegada a los derechos humanos, organismos civiles mundiales realizarán protestas pacíficas y se espera el pronunciamiento de SS el XIV Dalai Lama.

Responsable Prensa y medios

Saúl Santana Hernández.

santana_saul@yahoo.com.mx

04455 50689115

%d bloggers like this:
Abrir la barra de herramientas